Calendario

Mateo 6:13
"... mas líbranos del mal, porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos. Amén."

Padre, tú eres mi libertador. ¡Me has liberado! La sangre de Jesús ha roto las cadenas que alguna vez me habían atado. Caminaré en la libertad que Jesucristo compró en la cruz. Una vez fui esclavo del pecado. Ahora soy un esclavo de la justicia. Declaro tu Palabra de que si Jesús me hizo libre, soy verdaderamente libre.

Protégeme de cualquier ataque del enemigo. Eres un escudo a mi alrededor. No temeré. Proclamo que tus ángeles van delante de mí. Declaro que la sangre de Jesús me cubre. No temeré. ¡Yo vivo bajo la sombra del Dios Todopoderoso!

Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, para siempre. ¡Amén!

Mateo 6:13
"Y no nos dejes caer en tentación…"

Padre, muéstrame el camino de la justicia. Guárdame y mantenme lejos de la tentación. Ayúdame a huir del pecado y correr hacia Ti. Cuando sea tentado, que tu Palabra me recuerde la verdad. Sé que el diablo es el padre de mentira y Tú eres el Camino, la Verdad y la Vida. No permitas que mi corazón sea engañado.

Ayúdame a conocer tu Palabra para no pecar contra Ti. Ayúdame a ver el pecado por lo que realmente es y no por la forma en que Satanás trata de enmascararlo. Deja que mi amor por ti y tu justicia y tu voluntad por mi vida sea mucho más grande que el atractivo de cualquier trampa que el enemigo me ponga. En el nombre de Jesús, Amén.

Mateo 6:12
"Y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores".

Padre, pido perdón por cualquier pecado en mi vida. Examina mi corazón. Conoce mis pensamientos. Muéstrame cualquier cosa que estoy diciendo, pensando, sintiendo o haciendo que no es agradable para Ti. Lávame con la sangre de Jesús. Hazme blanco como la nieve.

Sé que me has perdonado de mucho. Así que ayúdame a perdonar a los demás de la misma manera que Tu me has perdonado. Si hay alguna falta de perdón en mi corazón, revélamelo hoy. Yo decido perdonar a los demás. Sáname de cualquier amargura. Guarda mi corazón y mis palabras. Declaro tu bendición sobre cualquier persona que me haya hecho daño. En el nombre de Jesús, Amén.

Mateo 6:11
"El pan nuestro de cada día dánoslo hoy.”

Padre, dependemos de Ti. Te necesitamos. Te buscaremos todos los días. Gracias por las bendiciones de ayer. Confiamos en Ti para la provisión de mañana. Pero hoy te buscamos. Tenemos hambre de Ti.

Tú eres el pan de vida. Eres todo lo que necesitamos. Tus Palabras nos sostienen. Son más dulces que la miel en nuestros labios. Llénanos hoy.

Declaramos que Tu eres nuestro Proveedor. ¡Tu eres nuestro pastor y Tu provees para cada una de nuestras necesidades! Oramos por provisión para aquellos que tienen hambre. Declaramos Tu abundante bendición sobre nuestra iglesia. ¡Grande es tu fidelidad! ¡Danos hoy nuestro pan de cada día en el nombre de Jesús, Amén!

Mateo 6: 10b
"Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo"

Padre, que se haga tu voluntad en mi vida. Te entrego mi vida. Te entrego todo. Tomo mi cruz. No me avergüenzo del evangelio de Jesucristo. Yo te seguiré.

Muéstrame tu voluntad para mi vida. Dame sabiduría. Ayúdame a ver mi vida de la manera que tu la ves.

Tú eres el Alfarero y yo soy el barro. Moldéame y fórmame. Hazme el recipiente que tu quieres que sea. Guíame en el camino de la justicia. Yo haré tu voluntad. Te entrego mi vida en el nombre de Jesús, Amén.

 

Mateo 6:10 "Venga tu reino ..."

Padre, tú eres el Rey de mi vida. Yo soy tu siervo. Yo me inclino ante Ti hoy. Vengo a tus pies para adorarte. Tu gobiernas y reinas en majestad.

Que tu Reino venga a mi vida. Quiero vivir de acuerdo con tu Palabra. Tu eres el Rey de mi corazón.

Tu reino es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo. Y así es como quiero vivir. Así que tu Reino venga a mi vida en el nombre de Jesús, Amén.

Mateo 6: 9 "Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre."

Dios, te agradezco que te pueda llamar Padre. He nacido de nuevo. Tengo una nueva vida en ti. Pertenezco a la familia de Dios. Recibo la nueva identidad que me has dado. Soy un hijo de Dios. Eres un buen Padre. Grande es tu fidelidad.

Tu estás sentado en Tu trono de majestad y gloria, y sin embargo, es un trono de misericordia y gracia. Me recibes. Estoy sentado contigo en lugares celestiales.

Yo glorifico tu nombre. Tu nombre está por encima de cualquier otro nombre. Tú eres Santo y digno de mi alabanza. ¡Se exaltado! En el nombre de Jesús, Amén.

Salmos 73:28 NLT


“En cuanto a mí, ¡qué bueno es estar cerca de Dios!
Hice al Señor Soberano mi refugio, y a todos les contaré las maravillas que haces.”



Dios, yo diré a otros lo que tu has hecho en mí. Dame un corazón por los perdidos. Dame compasión por los que todavía no te conocen. Que mi corazón se quebrante por lo que quebranta el tuyo. Guíame a buscar a alguien que te necesite ahora mismo. Guía mis palabras. ¡Que tu luz brille a través de mí en el nombre de Jesús, Amén!

Santiago 4: 8 NLT


“Acérquense a Dios, y Dios se acercará a ustedes. Lávense las manos, pecadores; purifiquen su corazón, porque su lealtad está dividida entre Dios y el mundo.”



Padre, me acerco a Ti. Declaro, según tu Palabra, que Tu te acercas a mí. Quiero estar más consciente de tu Presencia en mi vida. Recuérdame que estás aquí conmigo ahora mismo.


Lávame de mis pecados. Perdóname de cualquier cosa que haya hecho que no te agrade. Purifica mi corazón. Perdóname de actitudes y mentalidades erróneas que no se alinean con tu Palabra.


Quiero estar completamente entregado a Ti. Te rindo mi vida y tomo mi cruz. Yo seguiré tus caminos. ¡No permitas que me conforme a este mundo, sino que mi mente sea renovada por tu palabra en el nombre de Jesús!

Salmo 63:1-5

“Oh Dios, tú eres mi Dios; de todo corazón te busco.
Mi alma tiene sed de ti; todo mi cuerpo te anhela
en esta tierra reseca y agotada donde no hay agua.
2 Te he visto en tu santuario y he contemplado tu poder y tu gloria.
3 Tu amor inagotable es mejor que la vida misma, ¡cuánto te alabo!
4 Te alabaré mientras viva, a ti levantaré mis manos en oración.
5 Tú me satisfaces más que un suculento banquete; te alabaré con cánticos de alegría.”

Dios te busco Ti. Quiero estar en tu Presencia. Tengo sed de tu Presencia. Deja fluir Tu río sobre las partes secas de mi vida. Trae nueva vida a lo que ha muerto.


Quiero ver tu gloria. Que tu poder se manifieste en mi vida. Te alabo. Que mi vida traiga gloria a tu nombre. Levanto mis manos para adorarte. Levanto mis manos porque me has dado libertad. Levanto mis manos porque anhelo tu abrazo.


Mi satisfacción la encuentro en Ti. Tu sacias mi alma. Tu preparas una mesa para mí y me invitas a cenar contigo. Quiero estar en comunión contigo. Te alabaré y te adoraré. ¡Lléname de tu gozo en el nombre de Jesús, Amén!

Salmos 42: 1-2 NLT


“Como el ciervo anhela las corrientes de las aguas, así te anhelo a ti, oh Dios.
Tengo sed de Dios, del Dios viviente. ¿Cuándo podré ir para estar delante de él?”


Padre, tenemos sed de tu Presencia. Deseamos estar contigo. Te necesitamos de la manera en que necesitamos el aire que respiramos. Tenemos sed por Ti de la misma manera que un ciervo tiene sed de arroyos de agua. De tu trono fluye el río de la vida. Que nuestras vidas sean como un árbol plantado por ese río que da fruto cada mes y sus hojas sanan a las naciones.


Queremos beber y nunca tener sed otra vez. Queremos ser refrescados. Pastoréanos junto a aguas de reposo. Restaura nuestra alma. Renueva nuestro espíritu. Te anhelamos. Nos acercamos a Ti.


Queremos ir más profundo en nuestra relación contigo. Bautízanos en el poder de tu Espíritu Santo. ¡Que los tiempos de restauración lleguen a nuestras vidas en el nombre de Jesús, Amén!

Próximos eventos

loader