Día 5 - Jueves, Agosto 10

Salmo 63:1-5

“Oh Dios, tú eres mi Dios; de todo corazón te busco.
Mi alma tiene sed de ti; todo mi cuerpo te anhela
en esta tierra reseca y agotada donde no hay agua.
2 Te he visto en tu santuario y he contemplado tu poder y tu gloria.
3 Tu amor inagotable es mejor que la vida misma, ¡cuánto te alabo!
4 Te alabaré mientras viva, a ti levantaré mis manos en oración.
5 Tú me satisfaces más que un suculento banquete; te alabaré con cánticos de alegría.”

Dios te busco Ti. Quiero estar en tu Presencia. Tengo sed de tu Presencia. Deja fluir Tu río sobre las partes secas de mi vida. Trae nueva vida a lo que ha muerto.


Quiero ver tu gloria. Que tu poder se manifieste en mi vida. Te alabo. Que mi vida traiga gloria a tu nombre. Levanto mis manos para adorarte. Levanto mis manos porque me has dado libertad. Levanto mis manos porque anhelo tu abrazo.


Mi satisfacción la encuentro en Ti. Tu sacias mi alma. Tu preparas una mesa para mí y me invitas a cenar contigo. Quiero estar en comunión contigo. Te alabaré y te adoraré. ¡Lléname de tu gozo en el nombre de Jesús, Amén!